Historia

Chemnitz es la tercera ciudad más grande de Sajonia y, desde hace algunos años, su población vuelve a encontrarse en constante crecimiento. Está situada a los pies de los Montes Metálicos y en el último siglo ha ido extendiéndose sobre las colinas hacia el este y el oeste a lo largo del valle del Chemnitz. El río Chemnitz, que da nombre a la ciudad y significa arroyo, nace en el límite sur de la ciudad, en la confluencia de los ríos Würschnitz y Zwönitz.


El primer documento en el que se menciona la ciudad de Chemnitz como «locus Kameniz» data de 1143; el rey Konrad III le concedió privilegio de mercado al monasterio benedictino creado en 1136 en las inmediaciones. Este privilegio se deriva de la voluntad real de crear la ciudad, pero no constituye el documento fundacional de la ciudad medieval. La ciudad, creada según el plan del rey, se fundó probablemente después de 1180 y un siglo después ya contaba con un consejo municipal. No obstante, pasó de ser reino a ser propiedad del margrave de Meißen.

Das Bleichprivileg von 1357

Este le concedió en el siglo XIV privilegios a la ciudad que la impulsaron económicamente. De relevancia extraordinaria es el privilegio del blanqueo de 1357, que autorizó a cuatro ciudadanos a fundar una instalación de decoloración junto al río Chemnitz. Además el margrave prohibió la exportación de hilo, lino y crea. Chemnitz consiguió así una posición central en la producción y el comercio textil. La adquisición de tierras del monasterio en 1402, la compra de la jurisdicción alta y baja y de la aduana del soberano en 1423 muestran claramente el alto poder económico de la ciudad.


A partir de 1470 Chemnitz se convirtió en sede durante casi ocho décadas de un centro de procesamiento de cobre y un martillo de cobre. En estrecha colaboración con las minas de los Montes Metálicos, Nickel Thiele, Ulrich Schütz el mayor y su hijo crearon un imperio que destacaba por sus formas de producción propias del capitalismo temprano. Sin el centro y el martillo de Chemnitz serían impensables los correspondientes pasajes en la obra principal de Georgius Agricola «De re metallica». A partir de 1531 este conocido erudito de los inicios de la Edad Moderna fue médico y alcalde de la ciudad.


En los siglos XVII y XVIII más de un tercio de la población de Chemnitz trabajaba en la producción textil, donde la impresión del cotón gozaba de especial importancia. En 1770 el blanqueador y colorista Georg Schlüssel fue el precursor de la producción fabril de la impresión de cotón que hasta entonces se llevaba a cabo en unidades de producción cerradas. En 1771 se fundó Kattundruckerei Pflugbeil und Co., junto con una casa de telas en la que llegaron a trabajar aproximadamente 1200 personas y que en 1799 realizó las primeras pruebas para introducir maquinaria. En este desarrollo participaron sobre todo comerciantes de algodón macedonios (= griegos).


En las décadas de 1780 y de 1790 fueron los maestros artesanos como Christian Wilhelm Forckel, Matthias Frey, Carl Gottlieb Irmscher y Johann Gottlieb Pfaff, quienes con sus inventos y la construcción de máquinas de hilar y cardar facilitaron el paso a la Revolución Industrial en Sajonia que se hizo efectivo con las primeras máquinas hiladoras de algodón de los hermanos Bernhard en Harthau y de Wöhler & Lange alrededor del año 1800. Chemnitz se convirtió en uno de los centros industriales más importantes y ya en 1817 se la conocía como la primera fábrica y la segunda ciudad comercial del Reino de Sajonia.


A partir de las décadas de 1830 y 1840 algunas personalidades como Carl Gottlieb Haubold, Richard Hartmann —el rey sajón de la locomotora—, Louis Schönherr y Johann Zimmermann impregnaron con sus empresas la imagen de la ciudad y el desarrollo económico. Con la conexión a la red ferroviaria realizada en 1852, Chemnitz evolucionó cada vez más hasta convertirse en la «Manchester sajona» que Berthold Sigismund en 1859 describió de la manera siguiente: «... tanto en Chemnitz como en los alrededores reinan los edificios fabriles; entre ellos, solo algunos de los más recientes han tenido en cuenta la belleza además de la utilidad».


La comparación con la metrópoli industrial inglesa venía dada por las numerosas chimeneas de las fábricas y las fundiciones, con su consiguiente humareda y suciedad, además de las condiciones sociales de miseria. El sobrenombre de «Manchester sajona» reflejaba también el orgullo por los éxitos de la industria local, en particular en el campo de la construcción de maquinaria que, poco a poco, conseguía romper con la supremacía de la competencia inglesa. En la década de los años 60 del siglo XIX Richard Hartmann y Johann Zimmermann, iniciador de la construcción de maquinaria alemana, consiguieron irrumpir en el foro internacional. En las exposiciones universales obtuvieron varias medallas por sus máquinas, que nada tenían que envidiar a las inglesas.

La ciudad se desarrolló en paralelo al impulso industrial.

La infraestructura urbana dentro de la ciudad también mejoró con la introducción en 1880 del tranvía con tracción animal, que en 1893 fue sustituido por el tranvía eléctrico. Los nuevos centros de producción con maquinaria moderna ocupaban cada vez más superficie de la ciudad. Chemnitz se convirtió en un centro nacional de producción textil y de construcción de máquinas, cuyos productos figuraban entre los más codiciados del mundo. Surgieron construcciones fabriles modernas para su época, como la construcción de la fábrica de maquinaria de Haubold en 1917 y el Astra-Werk a finales de la década de 1920. En 1936 Auto Union estableció su sede en Chemnitz

La población de la ciudad creció considerablemente. En 1883 Chemnitz pasó a ser una gran ciudad; tan solo 30 años más tarde vivían aquí más de 320 000 personas; en 1930, con 360 000 habitantes, alcanzó la cifra de población más elevada de su historia. Desde 1844 hasta 1929, con la incorporación al municipio de 16 barrios de la periferia, el término municipal creció significativamente. El Anger (zona detrás del actual Hotel Mercure) y el Graben (Theaterstraße y Bahnhofstraße hasta Posthof) se urbanizaron, Kaßberg y Stollberger Straße se destinaron a la construcción de viviendas para clases altas; Sonnenberg, Brühl, Südvorstadt y Schlosschemnitz en barrios para trabajadores.


El centro de la ciudad se transformó en el de una metrópolis:
En la plaza del mercado y el Johannisplatz, en la Poststraße, la Theaterstraße y la Königstraße surgieron comercios, oficinas, bancos y compañías aseguradoras. La administración municipal, entre 1883 y 1915 construyó el matadero, el mercado, la compañía eléctrica, el museo municipal, el puesto de bomberos, el monte de piedad, el Nuevo Teatro Municipal, el Nuevo Ayuntamiento, la compañía del gas, el hospital Küchwald, muchas escuelas y el velódromo. A mediados de la década de 1930, Chemnitz se incorporó a la red de carreteras.


En la Segunda Guerra Mundial las fábricas de Chemnitz volvieron a intensificar la producción para el suministro de armamento. A partir de 1940 había alarmas antiaéreas, en febrero de 1945 y el 5 de marzo se produjeron los primeros ataques con bombas. A finales de la guerra, casi 4.000 personas habían muerto en la ciudad y un total de seis kilómetros cuadrados de superficie en el centro y los barrios limítrofes habían quedado destruidos. La idea de la reconstrucción se abandonó a mediados de los años 50 en favor de un nuevo centro de la ciudad con un aspecto completamente diferente. El desinterés por las antiguas construcciones de los barrios de la época de los fundadores hizo que a partir de mediados de los años 60 en la periferia de la ciudad surgieran grandes barrios residenciales. Karl-Marx-Stadt —nombre de Chemnitz desde 1953 hasta 1990— seguía siendo un centro de construcción de maquinaria y a finales de la década de 1980 contaba con 315 000 habitantes.


El cambio político y económico iniciado en el otoño de 1989 resultó muy gravoso para la reconstrucción de la administración municipal y de la producción industrial. La economía de la ciudad está marcada hoy por empresas medianas innovadoras y empresas emergentes en nuevas áreas industriales. La nueva construcción de viviendas y establecimientos comerciales, el saneamiento de áreas residenciales tradicionales como Kaßberg y Sonnenberg, además de monumentos históricos y, sobre todo, la remodelación de la «City».

Cookie Einstellungen

Wir verwenden auf dieser Website mehrere Arten von Cookies, um Ihnen ein optimales Online-Erlebnis zu ermöglichen, die Nutzerfreundlichkeit unseres Portals zu erhöhen und unsere Kommunikation mit Ihnen stetig zu verbessern. Sie können entscheiden, welche Kategorien Sie zulassen möchten und welche nicht (mehr dazu unter „Individuelle Einstellung“).
Name Verwendung Laufzeit
privacylayer Statusvereinbarung Cookie-Hinweis 1 Jahr
cc_accessibility Kontrasteinstellungen Ende der Session
cc_attention_notice Optionale Einblendung wichtiger Informationen. 5 Minuten
Name Verwendung Laufzeit
_pk_id Matomo 13 Monate
_pk_ref Matomo 6 Monate
_pk_ses, _pk_cvar, _pk_hsr Matomo 30 Minuten

Datenschutzerklärung von Matomo: https://matomo.org/privacy/
Name Verwendung Laufzeit
NID YouTube 6 Monate
vuid Vimeo 2 Jahre

Datenschutzerklärung von Youtube: https://policies.google.com/privacy
Datenschutzerklärung von Vimeo: https://vimeo.com/privacy